De la corrupción a las teorías conspiranoicas y su manipulación por el poder

Por estructura, toda organización del poder político se presta a una interpretación paranoica, es decir, a la suposición que las personas o los grupos que entran en la contienda por detentar el poder no solo están animados de un deseo de ejercer la gobernanza idónea al bienestar de un país y de sus ciudadanos, sino que de forma velada buscan una posición que les permita desplegar múltiples formas de gozar privilegiadas, no solo inalcanzables a la ciudadanía sino incluso contrarias a cualquier moralidad.

El descubrimiento continuo de casos de corrupción y lo que es peor la percepción clara de que la justicia tiene distintas formas de medir los delitos según el poder económico y político, no hacen más que aumentar esa percepción paranoica de que en el Otro existe una voluntad de gozar que implica un peligro para los ciudadanos.

Esta estructura inherente al ejercicio del poder, se ve redoblada por la existencia de tecnologías que permiten manipularla a escala mundial fuera de un marco que delimite el “juego limpio” es decir, un marco que exija unas mínimas reglas que avalen la pertinencia de toda denuncia que implique la corrupción de los poderosos y al mismo tiempo garantice que si existe dicha pertinencia serán tratados por la justicia de forma igualitaria como los otros ciudadanos.

El caso Epstein se presta a todo tipo de especulaciones en este sentido y su isla, fuera de la ley contamina de sospechas a muchos ilustres de sus visitantes, sin que quede claro que son tratados por la justicia como los demás.

Para colmo la cuestión se complica cuando aquellos que se pretenden justicieros como este grupo Qanon están al servicio y son manipulados por otros poderosos que son a su vez susceptibles de formar parte de esos colectivos que ejercen el poder como forma de dar vía libre a su goce pervertido.

Es la experienicia dolorosa de que no hay garantía de que pueda existir un Otro del Otro que pueda controlarlo con plenas garantías de pureza, justicia, y legalidad.

Solo una prensa verdaderamente democrática, una justicia democrática y una ciudadanía democrática pueden reducir significativamente los abusos del poder.

La peor reacción posible es el pasotismo y el abandono ante la experiencia de la imposibilidad de reducir totalmente la perversión de los poderosos porque entonces sí que se abren las puertas del infierno de los regímenes totalitarios en los que el abuso total del poder es la norma.

Sin olvidar que la desidia y la tolerancia a la corrupción anidan en mayor o menor grado en todos nosotros porque en todos nosotros hay rasgos de goce perverso que aunque rechacemos y no los actuemos nos hacen susceptibles de satisfacerlos por procuració, es decir, participando imaginariamente de los privilegios que toleramos a los tiranos.

Freud vio muy clara esa economia del goce, en “Pegan a un niño” describió muy bien la complicidad masoquista del sujeto que obtiene su satisfacción del hecho de que se siente preferido, amado del hecho de que el Padre, representante del orden simbólico, le pegue al otro.

Solo Lacan pensaría una posibilidad de experiencia mas allá de esa economía masoquista y que implica que cada uno a su turno asuma lo fundante del agujero que está en la base de nuestra existencia… eso es harina de otro costal y seguiremos en otro momento las reflexiones de cómo la experiencia de ese real podría contribuir a un orden menos inhumano.

Este es un comentario hecho sobre esta nota de Le Monde: Qu’est-ce que « QAnon », le phénomène complotiste visible dans les meetings de Trump ?
Para más referencias del caso Epstein, ver la miniserie de Netflix Jeffrey Epstein, asquerosamente rico

Jose Monseny
Agosto, 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s